jueves, 18 de octubre de 2012

Casa de muñecas

No creas que vas a encontrar en esta entrada de hoy casas de muñecas de las que quitan el hipo. No te ofrezco una selección de casa antiguas, muy elaboradas, con decoraciones fieles a la época y, por añadidura, costosas. Todo lo contrario, he recopilado casas para que podamos elaborar aunque no seamos manitas, económicas, al alcance de todos los bolsillos, montadas en una armario viejo, en una estantería de Ikea o en ese mueble que tienes en el trastero y del que quieres deshacerte desde hace tiempo.

Son originales y, fundamentalmente, casas para jugar, no para ver o para mostrar en una exposición.

Ya tengo guardados muchos detallles para hacerme yo una. Sí, sí, para mí; peores cosas se han visto ¿por qué una sesentona no puede tener una casa de muñecas? Llevo mucho años tras esta ilusión y creo que el momento está cercano.
He reunido muestras de tela, para hacer sillones, cortinas, edredones, etc. y muchas maderitas, tapitas y frascos que quiero convertir en mesas, lámparas y lo que vaya surgiendo.
Tengo también algunas mini láminas para hacer cuadros y catálogos de papel para decorar las paredes.
Cada vez encuentro más frascos y tapitas de medicinas y de cremas que despiertan mi creatividad para el reciclaje. Algún día enseñaré el resultado

¿Te animas?









































PINTEREST

En la próxima entrada: COCINITAS

3 comentarios:

Paloma dijo...

Me encantan las casas de muñecas. Nosotras nunca tuvimos una y en cuanto pudimos le compramos a nuestra sobrina una, que tenemos en nuestra casa. No sé si lo conoces, pero en Málaga hay un Museo de Casas de Muñecas y tienen algunas muy curiosas.
Un abrazo.

Irmina Díaz-Frois Martín dijo...

¿A quien de pequeña no le gustaría tener una casa de muñecas?
Yo la primera, Oli.
Sabes muy bien cómo despertar nuestros recuerdos.
Gracias por este lindo paseo.
Besos.

Viví Taboada dijo...

que bonitas, me encantan las casa de muñecas!! bicos